Imagen

CRÍTICAS AL ESCRITO UNA CARTA A GARCÍA.

 

En síntesis, la moraleja de la Carta a García es una invitación a tener iniciativa y a ser diligente, proactivo, determinado, responsable, decidido, emprendedor; una moraleja realmente loable!!!. Cuando se mira los cientos de foros en Internet que hablan sobre éste escrito, los comentarios a favor sobre los que están en contra, se leen en proporción de 50 a 1, por lo menos. Es indudable que a primera vista, el escrito deja enseñanzas muy, muy importantes. Sin embargo, son pocos los que llevan el análisis a otro nivel, y detectan en la carta a García adicionales propósitos, menos explícitos, más subliminales pero igualmente poderosos, que hacen que éste material, en mi opinión, se haya quedado un poco corto para los actuales tiempos. Dejo a continuación algunos comentarios que se pueden hallar en la red.

La carta a García fue hecha con una buena intensión…, pero últimamente se le ha dado otro significado y muchos empresarios la utilizan como apoyo a su mal entendido papel de jefes, esperando que sus trabajadores escuchen y obedezcan sin preguntar, como consecuencia la carta a García ha dejado de ser lo que fue y la mala interpretación la ha convertido en una aliada de explotadores

textale.com

Interpreta la historia a la luz de la Teoría X-Y de Arthur McGregor. Aparentemente esta persona que escribió (en la página web) la carta a García NO se ha dado cuenta que vivimos en el Siglo XXI y no en el Siglo XIX.

Teoría X y Teoría Y. Fue creada por Douglas McGregor, quien propuso dos posiciones diferentes de observar a los individuos, una negativa denominada Teoría X y una positiva, llamada Teoría Y. Después de observar el comportamiento de los gerentes al tratar a sus subordinados, MacGregor concluyó que la visión del gerente sobre la naturaleza de las personas, se encuentra de cierta manera agrupada de supuestos, y que él (el gerente) tiende a moldear su comportamiento dirigido hacia los subordinados, en concordancia con estas suposiciones.

Premisas adoptadas por los gerentes de acuerdo con la Teoría X:

1. A los empleados por naturaleza les disgusta el trabajo, y por esto tratan de evitarlo. 2. Para conseguir las metas, deben ser inspeccionados, amenazados con castigos, controlados e inclusive hasta reprimidos….3. Los trabajadores evitan responsabilidades y buscan dirección formal. 4. Gran parte de los empleados buscan la seguridad extrema y además demuestran poca ambición.

Premisas adoptadas por los gerentes de acuerdo con la Teoría Y:

1. Los empleados observan al trabajo como algo natural. 2. Las personas entrenarán la autodirección y el autocontrol si se encuentran comprometidos con sus objetivos. 3. La persona promedio, puede aprender a aceptar hasta buscar responsabilidades. 4. La habilidad de tomar decisiones innovadoras se encuentra difundida en todos los hombres y no es necesariamente propiedad exclusiva de las personas que ocupan puestos gerenciales.

cambioalexito.org

(Conclusión: La Carta a García es la teoría X).

                       

Es toda una apología al servilismo, condena al empleado a convertirse en un autómata que no debe chistar sobre lo que tiene que hacer, ni siquiera en el ejercito exigen tal forma descerebrada de actuar… ¡Hazlo, no preguntes… sólo hazlo…! es lo que te piden en ese panfleto. Léanlo de nuevo, verán que abiertamente pone al empleado y al pobre fuera de cualquier situación de redención, “en la pobreza no hay virtud, dice… y los ricos no son malos por serlo” también nos conmina, ha aceptar que el jefe es nuestro gran “padre”; sólo por él llevamos comida a nuestras mesas”, literalmente lo dice. Esta bien querer señalar esos mentecatos pusilánimes que para moverse, su pierna derecha le pide permiso a la izquierda, pero eso no tiene nada que ver en absoluto con las clases. De nuevo si releen la carta podrán darse cuenta que el empleado, es siempre mezquino, lo corrobora con una apuesta, mientras que el jefe…?, el empresario desgasta su vida de manera estoica en su empresa, sólo para darle trabajo, comida y abrigo a sus empleados, Jah, permítanme que me ría de las personas que se refieren a la carta a García, como la verdad revelada, ¿será acaso que se ven reflejados en ella, que necesitan que se les trate de esa forma?, para hacerlos ver que si decides hacer algo, debes hacerlo bien, solo por el hecho del deber cumplido, pero no de forma autómata, siempre debes saber porqué y cómo y las de más preguntas pertinentes, no solo debes hacer las cosas sólo porque se te ordenó que se efectuaran… es imposible que después de tantos miles de años de evolución, todavía nos permitamos el hecho de que otros piensen por nosotros. Una pregunta, será que a la hora de una reestructuración como la de coca-cola, la de Chysler, que sobrepasan los 7.000 empleados, de esos más de 7.000 ¿no hay uno sólo Rowan?, tal vez alguien dirá, pues se escogerá a los más deficientes de entre los empleados y se prescindirá de ellos. Pues si eran tan deficientes ¿porqué no los despidieron hace años?, pues algunos de ellos tenían más de 10 años vinculados ha éstas empresas. La verdad, exhorto a que este tipo de publicaciones dejen de ser promovidas en las aulas de clases de muchos de los programas de economía, contaduría, mercadeo y administración de empresas, por favor profesores enseñen a pensar, no a ser idiotas útiles.

 es.answers.yahoo.com

Hace poco me pegué un susto el verraco cuando escuché a un profesor hablarles a sus estudiantes de “La carta a García”, que yo creí­a ya superada por décadas de teorí­as modernas de gestión de personal. La tal carta es un ensayo escrito por *Helbert Hubbard* en 1899 con el que cualquier fan de *Paulo Coelho* se sentirí­a cómodo: el presidente de los Estados Unidos llama a *Rowan* para que le entregue una carta a Calixto Garcí­a, que debí­a estar en alguna parte en medio de las peligrosí­simas selvas cubanas. Rowan no pregunta quién es Garcí­a, dónde está, cuál ruta es menos peligrosa, etc. el tipo simplemente coge la carta y se va. Hasta aquí­ 100% inofensiva historia de autosuperación para mandar en PowerPoint a las tí­as. El problema es que una historia pensada para motivar a la gente a tener iniciativa, de tanto ser enseñada en cursos de gerencia, se convirtió en un llamado a la mediocridad y la pereza: los directivos no aspiran a ser Rowan, sino que quieren ser como el presidente de los Estados Unidos y que sus subalternos sean Rowan. Por eso no me sorprende que tantos dirigentes salgan ahora con que cualquier embarrada en su gestión fue algo que un subalterno hizo a sus espaldas, ya sea las chuzadas del  DAS, los falsos positivos, las armas venezolanas en manos de las FARC o la plata de esta guerrilla en la campaña presidencial de Ecuador. Sí!­, ser lí­der significa saber escoger a su gente, como el presidente hizo con Rowan, pero también implica asegurarse de ¿qué están haciendo los subalternos?, sin desentenderse de los medios usados para alcanzar el fin propuesto. Eso es lo que deberí­an estar enseñando en las universidades, no una fábula mal interpretada de hace 110 años.

elclavo.com

….Ésta lectura es todo un clásico y es usada por muchos, entre ellos, padres que dicen que los hijos deberían simplemente acatar todas las ordenes sin chistar, ¿que de donde saque eso? de un foro y me pareció bastante absurdo, una cosa es la obediencia y otra diferente la falta de carácter, de criterio o hasta de independencia en algunas ocasiones, pero bien, ese no es la reflexión que pretendo hacer…..Si bien he utilizado alusiones a este texto algunas veces, incluso con mis alumnos, cuando preguntan y preguntan sin siquiera buscar una posible solución, hoy me voy en contra del texto, por que simplemente la posición opuesta, es decir, el no preguntar y asumirlo todo por cuenta propia, es extremadamente peligroso, a mi de hecho me gustaría saber que pasaría, si el tipo de la historia hubiera salido de la selva después de toda su travesía, pero le hubiera entregado de accidente la carta a otra persona que cumplía exactamente con las características de la persona a quien iba dirigida en realidad… pues bien, habría sido muy diligente, pero habría fallado…y definitivamente así tampoco es…Ahí esta mi punto….Definitivamente el no preguntar es contraproducente, pienso que… la determinación y el ser diligente puede parecer una muy buena actitud, pero definitivamente, el no saber de que forma es que la otra persona espera ser ayudada, es aun peor, en algunos casos uno preferiría que no intentaran ayudar si van a ayudar mal  para aumentar el problema. Algunos lo que asumen es que es mejor si, ni se meten, ni preguntan, ni se ponen a la orden, o asumen que los demás quieren hacer todo el trabajo por ellos… pero bueno, como me ando llenando de sentimientos, lo dejaré de ese tamaño, creo que mi única excusa era hacer alusión a la Carta a García con respecto a esa parte que no me gusta, en la que la diligencia en asumir tanto en demasía como en nada, me parecen una mala posición. Como dice mi abuelita……”Ningún extremo es bueno mija, ninguno”.

soreygarcia.me

Realmente, no estoy de acuerdo con la Carta a García, me parece el pensamiento mas capitalista que pueda existir, no se trata de mandar y ya y de que los subordinados siempre tengan que complacer las necesidades de los jefes, se trata de que los empleados se sientan con la suficiente capacidad de obedecer pero al mismo tiempo de aportar con creatividad, porque quieren su trabajo, no porque tengan que cumplir con un deber. Se trata de autorregularse, de autosostenerse, de autoliderarse, porque viven tan agradecidos (Los empleados) que les nace hacerlo, no de ser los esclavo de otros que a veces no saben mandar y de complacer necesidades de jefes que a veces ni siquiera velan por el bienestar de la empresa. Se trata de construir entre todos una buena acción una buena versión, de recibir mandatos usando la razón, para no dejarnos llevar de la ambición de algunos…

cambioalexito.org

Leí este artículo hace 20 años y lo encontré excelente, compartiendo al 100% la visión del autor. Ahora, 20 años más viejo y con tres hijos mi opinión es algo diferente. Para rescatar el mensaje hay que comprender el contexto en que el artículo fue escrito, era el siglo 19 en los albores de la era industrial en USA. Indudablemente la visión del autor es sesgada y poco solidaria con los empleados y subordinados. Asume que todos o la mayoría son tontos e ineptos por naturaleza. Las teorías de la administración de recursos humanos ha evolucionado desde entonces y sabemos que las personas actuamos como actuamos porque tenemos diferentes necesidades o motivaciones. Las personas somos diferentes, así de simple. Sin embargo, lo rescatable del mensaje es la actitud del Teniente Rowan y como esa misma actitud es necesaria en todos los escenarios de la vida diaria; con esa reflexión, me parece un artículo rescatable. Ese tipo de actitud, no sólo ante las tareas, también en la vida, es lo que hace la diferencia.

cambioalexito.org/

 

Es el ejemplo perfecto de la pasividad y de la sumisión. Nada que ver con la iniciativa. Me explico: La iniciativa implica algo más que asentir a la orden de un superior y no hacer preguntas. En los ejemplos de esta famosa parábola proponen a las personas que intentan mejorar algo que se replanteen su actitud pues pueden ser despedidos. ¿Debemos hacer lo que diga el superior, aunque existan mil maneras distintas de hacerlo mejor, pues tu opinión vale un carajo?. Algo se aprende de todo lo que se lee, pero con lo único que me quedo de esta parábola es que hay que hacer todo lo mejor que uno pueda y esforzarse con las cosas sin que te lo pidan, y eso es algo que, gracias a la educación que recibí, ya se encontraba entre mis principios. Pero si lo bueno en este mundo es ser sumisos y que no se pueda diferir de la opinión de la gente que cree que está por encima de ti, vamos dados.

b612.name

Un dueño de empresa muy majo, llama a uno de sus empleados más leales y lo conduce al parqueadero…le muestra uno de los parqueaderos reservados y le dice: “si trabajas bien duro para mí, en dos años uno de estos sitios tendrá tu nombre”. El empleado se va muy entusiasmado hacia la fábrica a continuar su labor con más energía, dejando a su jefe en el parqueadero, el cual observaba hacia la colina aledaña en donde estaban las propiedades más exclusivas y costosas de la ciudad. Luego de un largo suspiro el empleador se dice para sus adentros: si este me trabaja bien duro en un año una de esas casas tendrá mi nombre” …” Entonces, ¿Quién le lleva la carta a quien?. (Editado).

cambioalexito.org/

Es increíble que siga habiendo gente que rinda apología al servilismo sin objeciones a lo que todo jefe quiere, empleados esclavos que no procesan ninguna orden sino que la cumplen así les vaya la vida en ello. La carta a García hace apología a aquellos empleados que no tienen criterio; es como el cartero que le toca su noble arte en zona de guerra y lo mandan a llevar una carta….y sin chistar la lleva porque según la linda carta (a García) que este señor defiende, es primero el deber que la vida, así el mensaje que lleve la carta sea un pueril saludo de un jefe maquiavélico.

b612.name

 

Esta carta a García, no es mas que un escrito especial para esta sociedad liberalista, que sólo es manejada por unos cuantos, y que no desean, ni dejan que nadie más se supere, y por otra parte le dificultan el camino, o ¿quiénes creen ustedes que se encargaron de su publicación? Pues los que tiene el poder y los hijitos de estos……No me parece la tal carta a García; para mí, tener iniciativa es hacer las cosas para beneficiarme, y si bien beneficio a los demás, que sea equitativo. No sean borregos, esto esta bien para las comunidades de hormigas que hacen todo lo que la hormiga reina manda pero la razón es que ésta las mantiene bien drogadictas con su feromona…pobres de aquello que se dejan alienar por cualquier escrito y no son capaces de diferenciar y tomar lo que realmente les sirve… que vivan las democracias, pero que se caigan los monopolios.

b612.name

No hay nada más militar que este escrito, POR JESÚS O POR EL DIABLO!! o por quien creas!!, ¿cómo carajos alguien hace algo sin preguntar porqué?. Esto da para debatir mucho, existen ciertas cosas que sí deberían hacerse así (sin preguntar), pero lo que te manden hacer…ilógico, son objetivos de otros y no los tuyos o los que ni entiendes o compartes. Esta carta tiene un argumento general muy bueno pero el ambiente es muy sesgado y tonto. Todo el que tiene un arma es culpable de como está el mundo hoy. Ya entiendo por qué estamos como estamos, si seguimos creyendo que la salida está en seguir los objetivos de los demás… estaremos mal por siempre. Quién dijo que la vida tiene un objetivo ajeno a lo que pienses, lo que te impongan es un ejemplo de lo que menos debes hacer….el régimen nazi se basaba en un lavado de cerebro (en lo que se vive ahora) aprovechando la ÚNICA población disponible (niños), por eso eran tan maleables sin descontar que el pueblo germano expresaba al máximo la conciencia colectiva; el líder dice y el siervo hace, punto. Si a un nene de las SS le ordenaban dispararle a la madre, sacaba el arma y le pegaba un tiro, punto.

correvedile.com/comentarios-carta-garcia