mundospropios

Virtual Poetry

Eva se destapa (Amellastre)

 

Ese árbol es tan viejo como los ángeles langostinos que revolvieron nuestros mares. “-Así como lo oyes, mijo”. Ellos lo trajeron y lo plantaron dizque con la intención santa de que acá también probáramos la frutica esa que llaman de Eva; aunque ya nosotros la habíamos saboreado, sólo que éramos tan burros, ¿quién lo dijo?, que no nos dio en le caletre por empujarle un nombre bien católico y la designábamos a nuestro modo, fruta amerindia, ¡qué vainas! Y como nos resistimos a atragantárnosla, así por que sí, nos la inocularon en aguacero de amargos petardos, para que nos doliera, grandísimos pendejos…
Desde entonces, mijo, vivimos indigestos, y, si nos pincha una muela, si vemos morir una hormiga, si nos quebramos una pata o si soñamos con una serpiente que se anuda al cuello de un virgen peinando sus cabellos, ahí pensamos que en la causa mocohistórica que remite todos los hechos a ese bocado mágico en la hoja de pamparra que, primero el alesbrestado Adán, luego el aventurero Colón con su séquito de pelafustanes y por último los pajizos de la ONU, han estado pegando cada uno a su gusto y amaño. -“Así como lo oyes, mijo”.
El viejo clavó su mirada hacia el punto donde el celaje y el mar se abrazan indisolublemente, pensando en la próxima cigüeña… ¡que vendría de París!.

(Amellastre)

3 Responses to “Eva se destapa (Amellastre)”

  1. Gálvez

    Gracias, Amelio, por permitir leer tu obra. Siempre hemos tenido el mal de vernos peques, y timados por unos y por otros. Lo mejor es un ejercicio de autocrítica y crecer en esto de encontrarnos en nuestras raíces como una forma expresiva de gran potencia. Comamos nuestra manzanita, aunque sea pedorra pués. En fin, que seas bienvenido a este tu espacio. Saludos.

    Responder
  2. Sandra Julia Terán Molinelli

    Creo que independientemente de que a unos le guste y a otros no, cuando se tiene la necesidad y el don de escribir, hay que dar curso a ello como complemento de la existencia y parte de la vida, dejando testimonio del sentir, peor es la indiferencia. No soy de comentarios, siempre ando por aquí y percibo el devenir de los días en sus vaivenes, seguro hay muchos más, me da gusto leerlos.
    Un abrazo a ambos!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: