El dolor de cabeza sobrevino en la madrugada..despertándome… me recordó a las largas noches de insomnio… mantenía la atención en mi respiración, era demasiado mayor para tener miedos infantiles al dolor,,, esperando la señal indicadora del sueño pocas horas antes del amanecer,,,

a menudo estaba fatigada… y peligrosamente bien en alguna ocasión…

eso me suponía ese estado excepcional de energía o jovialidad una señal… de que al día siguiente tendría uno de mis incapacitantes dolores de cabeza, mis pensamientos extravagantes, reir, cantar o bailar pagaría por ello…

convencida que mis dolores de cabeza se debían a la reducción del esfuerzo…

estoy hecha una tirana !!!

no tenía alternativa… suspirabas, me retorcía, y todo era auténtico… mi sufrimiento físico era atroz!!

me mantenía casi desvanecida.. llegué a conseguir separar el dolor de mi capacidad de pensar…. eso me ayudó… cuando decidí que era el momento de aceptar el dolor que te atrapa y te devora las entrañas… me alié… sí sí… somos amigos en vez de obedecer al impulso,,, mantengo el sosiego me fusioné. Algún momento pensé en lugares considerados como libres… necsité una carga mas liviana… cuanto más rápido vaya… más ligera será tu  carga….pero todo pasó—las secuelas son estos recuerdos y pequeños dolores… o reflejos de aquellos,,, el simple hecho de partir era ya una aventura… pero después de recuperarme… me sentía muy inquieta. Cada día,  cada noche tenía que despertar en un momento determinado y decir… si respiro….estoy viva!!!

(FA)