Te amo, a quien el desierto de caminos y arenas sobre pisadas, llenas de zozobras… entre abismos de insuperables deseos, noches oscuras y blancas mañanas…
se coló por el cerrojo un espejismo lleno de luces y ensueños…
para discernir… el renacer en cada amanecer…
sobrevivo como Atacama, el desierto con flores…
de pronto!! claridad en tus pupilas dilatadas…
miedo en tus actos,,.
coherente….
elevando los sentidos…. hacia espectros…
apaciguador de angustias,
calmas el dolor,
marcas horizontes… pintándolo de colores…
entonces solo entonces nos encontramos…
para reconocer-nos y me acompañas a donde desemboca la libertad…

(FA)