Entera desnudez,
de mañana,
de semilla que rompe
su silencio.

En las noches
su cuerpo es la perfecta
y desnuda caricia
de los vientos.

Los sueños se sumergen,
piedras sueltas,
en la fuente desnuda
del recuerdo.

(Ricardo Gálvez)