“La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad, nada, pues mientras nosotros somos, la muerte no es, y cuando ésta llega, nosotros no somos”.

Epicuro.

ensayito sobre la muerte.

(Extracto)

 Pensar y escribir seriamente sobre  ella………………………..cualquiera  creería que al pensar escribir  sobre ella es  inoficioso, pero eso  nos pondría en el lado equivocado. todos pensamos en ella,  con alguna frecuencia, la muerte se nos cruza con su halo de misterio y a veces con su fuerza de  iman , nos jala a su seno…

Esa circunstancia me lleva a  compartir el  relato  personalísimo  y sobre todo subjetivo, sobre la  interiorización de la muerte o del fenómeno de la  muerte y del suicidio. visto desde mis antojos por ella, y de mis  elucubraciones por ella y sus posibilidades

Y digo que es un abordaje personalísimo, porque de lo que aquí se diga solo yo respondo; y claramente he de establecer que escribo sobre este penoso y difícil asunto en un momento  en que  siento una joroba inmensa a mis espaldas; cual es el hecho de  cargar, con todo lo que pesan, mis angustias, mis miedos y otra vez mis culpas.

Me veo en una situación peculiar y  feliz para  hablar   con voces duras, sobre ello: arrastro el dolor suficiente y la desesperación adecuada que me libera del recato y la prudencia, de la ética de la responsabilidad; y me convierte en adalid de  la irreverencia y de la provocación.

Así  desnudo física y mentalmente, con mi cuerpo abrigado solo por la brisa de un pinar  inventado, porque aquí donde creo estar solo hay zarza,  teniendo por horizonte una cadena de montes, valles, montañas y ríos; que se arquean y se estiran alargándose innecesariamente, hasta perderse  de mi vista, convirtiéndose   sospechosamente en un punto lejano que evoca misterios jamás dilucidados,  dejándonos  en un estado sobrecogedor  cercano al misticismo o a la locura. Y al bajar la vista  se observa un precipicio de  tantos metros de altura, que aconsejan el mas inmediato retiro, por el peligro que  coquetamente ofrece.

Así  ese escenario    invita a  pensar con la seriedad del caso, en ella. En la muerte que equivocadamente  nos presentan ataviada de negro, cadavérica y  con  la enorme guadaña que amenaza, cuando quizás su forma tenga la pinta de una modelo; que solícita nos da cariñosas y soñadas  caricias.  Read more

 Carlos Elías