mundospropios

Virtual Poetry

Cancerbero

Poesía

Cancerbero que vives cuidando los rituales,
orlados con serpientes de la medusa muerta,
sabes que no es posible deshojar ideales
cuando son habitados por la carne despierta.

La gloria que recorres no sabe del zarpazo
que viene con los siglos a devorar tu hambrienta
escultura de sombras y el origen del trazo
que te nutre de llantos e inocencia violenta.

El divino Tiresias no soporta las huellas
ni el hedor de los grises de tu cuerpo sin vida,
que tiembla entre la savia de todas las estrellas
de esas voces que buscan la palabra perdida.

Caronte que no sabe de óbolos gastados,
reclamará a tu lengua que canceles el viaje
por la voraz Estigia con los besos robados,
para que te sumerjas en su oscuro paraje.

La estética del buitre no conoce ese viento
que viene con los siglos a levantar cadalsos,
donde los versos vivos del que sufre sediento
serán la roca cierta que aplastará a sus falsos.

El águila dorada ya cesó de expandirse,
ya no cruzan los mares sus ávidas legiones
y los oros robados no alcanzan a fundirse;
Marco Aurelio está triste, ya olvidó sus canciones.

Y en nuestro continente vociferan las fauces
de lobos con aromas a muerte de profetas,
a sangre de cantores que ensayan en los cauces
del río de la vida su nado sin caretas.

(Ricardo Gálvez)

 

14 Comentarios a “Cancerbero”

  1. amellastre

    Buena elaboración del mito clásico. Hay, sin embargo, tal carga de abstracción y simbolismo que el significante y el significado se distancian hasta convertirse en un reto para la inteligencia el desentrañar el transfondo cultural que se implica en el poema. Muy bien!

    Responder
  2. Rodolfo Jardón

    Me parece una obra contra maldita, o sea lo opuesto a una estética a la Baudelaire o Lautremont. Muy interesante apuesta poética.

    Responder
  3. Miguel Ángel Rojas

    Muy bueno amigo. Hay algo que los Dioses encima de Caronte y de los jueces de la vida y de la muerte me pusieron o colocaron su supremacía con mi ser. Dos veces morí y regrese de nuevo a la vida, tengo constancia de un electro cardiograma. Mi tiempo hoy es regalado. Saludos, este poema tuyo me inspiro un pequeño con los 140 caracteres. No he podido crear mi blog. Un abrazo fuerte hermano.

    Responder
    • Gálvez

      Gracias, Miguel. La vida te ha bendecido, disfrútala. Y vamos, que la poesía no precisa de más límites que nuestros corazones y esperanzas. Un abrazo inmenso. Saludos desde las riberas del Elba.

      Responder
  4. Ángelus de Marie Bécquer.

    La mitología en la poesía, prefiero el “realismo.” Bonito poema Gázvez. Gracias por compartirlo. Un saludo cordial.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.091 seguidores

%d personas les gusta esto: